Econometría y Derecho como pilares de la política económica [MARTIN, J.M.]

José-Manuel Martin Coronado 
Chief Economist, EMECEP Consultoría
Profesor-Investigador, Instituto de Econometría de Lima
Socio de Regulación Económica, EMCAE Abogados Economistas
Lima, 03 de mayo de 2020

Posiblemente Ud. cuando eligió estudiar economía, algún asesor ó profesor le indicó que debía elegir entre "letras" ó "números", ya que por naturaleza son como el "agua y el aceite". Posiblemente también, al momento de estudiar economía no le interesaba ningún tipo de lectura o texto normativo demasiado largo, a excepción de autores económicos antiguos con gran contenido filosófico (porque la filosofía económica atrae). Si es un economista filosófico, pues las "teorías viven y se ejecutan por sí solas, a través de las personas"; pero si es un economista pseudo-cuantitativo, las "teorías se confirman y se ejecutan por sí solas, a través de las personas". Si es uno de ellos, probablemente este articulo le aburra un poco y/o haya dejado de leerlo líneas arriba.

Claro que hay excepciones. No obstante, hay golpes con la realidad del mercado laboral. En particular la existencia de reglas o reglamentos en los centros de prácticas y posteriormente de trabajo. La existencia de sanciones que afectan el desempeño. Así mismo, un procedimiento ya establecido para realizar un reporte, un formato, un línea de jerarquía, unas limitaciones de como atender a los clientes, un horario de trabajo, unas condiciones de trabajos, regulación de la calidad, actividades limitadas, restringidas y prohibidas, entre otros. Esas particularidades se van aprendiendo poco a poco, pues la realidad no es libre, sino regulada. Y, lo curioso es que esa regulación no es arbitraria ni mucho menos iluminada, sino que proviene esencialmente del Derecho ó también llamado "Ciencias Jurídicas".

En otras palabras, la manera en que la economía se expresa en la realidad es conjuntamente y a través de regulaciones, se le llama regulación económica en sentido general (ya que la regulación económica en sentido estricto se suele limitar a la regulación tarifaria). Pero ello va aún más allá, existen cuerpos normativos, guía para no abogados sobre estos cuerpos normativos en las entidades más económicas, tales como el MEF ó SUNAT, entre otros. Algunos profesionales aceptan esta situación y deben zambullirse en un mar de leyes, decretos,  circulares, artículos, disposiciones, incisos y numerales. Y en efecto, varios suelen hacerlo con gran maestría operativa y memorística, aunque, a decir de un graduado en Derecho, estas habilidades son necesarias pero no suficientes. Y en esta época en particular, en la que toda la regulación económica sobre el Coronavirus, se hace a través de Decretos de Urgencia, Decretos Legislativos, Decretos Supremos ó Leyes sin iniciativa de gasto público, entre otras, es necesario saber las propiedades, diferencias y limitaciones de cada una de ellas. 

¿Y dónde está la econometría? (el resaltado es nuestro) Pues, la econometría es aquello que hace posible la toma de decisiones, por lo menos desde un punto de vista técnico, como complemento de la voluntad política, claro está. La econometría permite evaluar los efectos de una política económica específica y decidir si conviene o no en sentido absoluto o en sentido relativo frente a otra estrategia económica analógica. ¿Bajamos impuesto o subimos gasto? ¿Bajamos impuesto u otras cargas al ingreso (ej. aportes AFP, aportes ESSALUD? ¿Cuál tiene mayor impacto sobre el consumo. Al respecto, debemos recordar que usualmente no pueden hacerse todas las políticas al mismo tiempo, es necesario elegir, pues los recursos son escasos (en sentido absoluto), aunque en situaciones de una pandemia internacional, tal vez es necesario usar todas las armas posibles. En efecto, la econometría ayuda por encima de muchas otras técnicas, a evaluar el impacto de una o más variables de política sobre las variables objetivo, a cuantificar el mismo, a comparar el margen de error y las diferencias respecto a otras alternativas, así como a proyectar escenarios económicos futuros con y sin intervención. 

Por lo tanto, a diferencia del Modelo de Tinbergen sobre la Teoría de la Política Económica, los instrumentos de política económico son de tres tipos: 1) Variables económicas de política como un espacio de opciones, 2) Cuerpos normativos (Reglamentos, Leyes ó Normas) y 3) como medio de ejecución de la política económica y 3) Técnicas econométricas como medio de evaluación y calificación de esas políticas económicas. En otras palabras, de nada sirve que el BCRP baje su tasa de interés para que la tasa de los créditos de consumo bajen si al final no hay una regulación que así lo exija ó, al mismo tiempo, no es posible que el Indecopi controle los precios si es que no existe una regulación que se lo permita ó, de manera analóga, no es posible que la SBS controles las tasas de interés si es que no exista una regulación financiera que se lo autorice. Incluso podemos calcular el impacto económico a través de un modelo econométrico complejo, pero dicho estudio será banal u ocioso dado que no es factible desde el punto de vista legal. 

Finalmente, la econometría también tiene reglas internas. No puede dejarse al arbitrio de un/a investigador/a y su sesgo de confirmación. Debe regularse frontalmente el hackeo de p-valores así como de valores de los coeficientes beta (p-hacking y c-hacking). Existe un proceso econométrico que no se enseña. Los alumnos salen de los cursos de econometría sabiendo las fórmulas durante un par de meses para luego olvidarlas, conjuntamente con la intuición para plantear (especificar) un modelo econométrico. De modo similar, el docente no es incentivado a trasmitir intuición ó know how sino técnicas ó fórmulas frías y procedimientos "universales" sin explicación de su sustento u origen. A los alumnos, no se les explica el trade-off al momento de corregir los problemas de su modelo, no se les exige la importancia de buscar bases de datos con variables cuantitativas y de observaciones suficientes, por falta de conexión de las teorías de varianzas y de límite central con la realidad práctica de la econometría. Tampoco se les pide que hagan un comparativo o meta análisis de las diversas técnicas posibles para comprobar su hipótesis, sólo se les pide un modelo final, como si aquél modelo saliera del sombrero de un mago.

Existe mucho por desarrollar y formalizar en la Econometría y en el Derecho (regulatorio económico) propios de un país subdesarrollado que se considera cuasi-desarrollado, la madurez científica es algo que no se enseña y no se indica que es diferente de la habilidad técnica. Pero se espera que en el mediano plazo, la educación cambie, y se abandone la ridícula diferenciación de "letras" y "números" para saber que la econometría y el derecho están más cerca que nunca al servicio del economista que desee aceptarlos, porque lamentablemente, la filosofía sola es muy susceptible a ser atraída por la política, ideología y el individualismo. Cada vez que ocurre eso, la ciencia económica pierde un/a economista y la sociedad obtiene un individuo operativo. Y, por si el/la lector/a no lo recuerda, todos los operativos están en camino a la extinción, a ser reemplazados por las máquinas, porque son más eficientes y razonan tanto o un poco más que muchos economistas operativos. La decisión depende de uds: Desaparecer ó aceptar la econometría y el Derecho como un skill set adicional para convertirse en irremplazable. 


Comments

Popular posts from this blog

Endogeneidad y Exogeneidad en los Modelos Econométricos [MARTIN, JM.]

Impactos no lineales de la multicolinealidad sobre la eficiencia de los estimadores [MARTIN C., J.M.]

¿El manejo de Base de Datos es Econometría? [MARTIN C, J.M.]