¿Qué es la econometría? Una autocrítica*

1. La econometría ha sido una parte de la economía frecuentemente rechazada por los jóvenes estudiosos de esta ciencia. No sólo por su fuerte contenido matemático y estadístico, sino por la presunta ambigüedad de sus resultados.

2. En efecto, la econometría es, en términos académicos, la conjunción de la economía, la matemática y la estadística. En realidad, para ser un buen econometrista uno debe ser bueno en esas tres ramas de la ciencia. Por si fuera poco, en los últimos años la econometría se ha visto relacionada con la informática en el extremo que requiere de paquetes o software estadísticos-econométricos para automatizar todos los cálculos necesarios para su estudio.

3. ¿Qué estudia la econometría? A pesar que pueda ser considerada como una ciencia accesoria a la economía, la econometría estudia la realidad. Este análisis de la realidad es sumamente complejo y para algunos escépticos imposible, pero aquí estamos los econometristas para contradecirlos.

4. En este caso, no pretendemos responder preguntas filosóficas respecto de qué es la realidad y qué no lo es. El economista busca explicar y hablar sobre la realidad de un país, de una empresa, de un grupo de personas, es decir de cosas o personas en concreto, ya sea individualmente o globalmente. ¿Por qué subió el dólar? ¿Por qué bajó la bolsa? ¿Por qué no suben las tasas de interés de los depósitos? Inclusive se pretende estudiar la realidad del mundo, ¿Por qué la crisis de Estados Unidos afecta a los demás países en Latinoamérica?

5. Estas preguntas relevan una segunda característica de un economista, que busca ser econometrista: la incesante búsqueda de la realidad (y no necesariamente mostrar que tiene razón). Este largo camino no debería ser difícil, ya que, en buena cuenta todos nos encontramos capacitados para observar y entender la realidad. El problema es que los fenómenos económicos son un poco más complejos que otros, o por lo menos diferentes. ¿Se necesita un economista o un econometrista para verificar que el sol es amarillo? Es indudable que la respuesta correcta es no, sin embargo, persiste la pregunta si el sol es realmente amarillo, dorado o amarillo pastel, etc. ¿Cómo podemos comprobar con certeza que el sol es de un color y no de otro? Para ello acudimos a la física, la misma que con sus instrumentos y técnicas determinará el código específico del color del sol, el cual comúnmente se denomina amarillo.

6. El econometrista hace algo parecido en relación al economista o a las demás personas. En efecto, utiliza herramientas (matemáticas y estadísticas) para comprobar que el enunciado propuesto que describe la realidad, es cierto o no. ¿Es cierto que uno gana dinero cuando ahorra en el banco? Dependerá de una evaluación de las tasas de interés y de la inflación.

7. En economía algunos conceptos aún son oscuros para las personas no economistas, mientras que otros han sido revelados progresivamente.

8. Por ejemplo, la tasas de interés de los ahorros y depósitos, las cuales anteriormente eran desconocidas, y era necesario un análisis que verificara las bases de datos de los bancos para averiguar la tasas solicitada. Ahora, cualquier cliente bancario puede verlas en una guía de tasas de interés que se encuentra en un lugar visible dentro de la agencia bancaria. 

9. Otro ejemplo, es la inflación. Algunos pueden responder esa pregunta, sobre todo aquellos que vivieron la inflación existente durante los años ochenta. Sin embargo, otro probablemente no tenga idea de que es eso. Para conocer la inflación es necesario e inevitable realizar una operación matemática: la comparación de los precios de uno o varios productos en un período de tiempo. Por supuesto, el Instituto Nacional de Estadística e Informática se encarga de realizar esto de manera global para Lima Metropolitana, pero cualquiera con los medios suficientes puede realizarlo. 

10. Otros fenómenos económicos aún son más complejos, tanto así que las afirmaciones relacionadas con estos generan debate incluso entre economistas. ¿Es bueno mayor o menor gasto público para una reactivación económica? ¿Cuán eficientes son las tasas de interés para impulsar el ahorro y la inversión? Estas preguntas generan un extremo debate entre economistas en la actualidad.

11. ¿Cómo se resuelve este debate? Mediante la econometría. En tal sentido, los instrumentos econométricos permiten apoyar la afirmación que un economista hiciere sobre un fenómeno económico, es decir, le otorga validez o por lo menos verosimilitud.

12. Todo parece perfecto...pero hay un truco. El problema es que la econometría, por lo menos la que se encuentra al alcance de todos, es aplicable principalmente a una realidad concreta, en un lugar preciso o un período de tiempo determinado; inclusive sobre unos sujetos de estudio establecidos. Por lo tanto, un econometrista debe conocer los límites y alcances de la realidad sobre la cual basa su afirmación, de lo contrario su afirmación carecería de toda validez.

13. Lamentablemente para algunos y dichosamente para otros, los econometristas han sobrepasado estas limitaciones, mediante la Proyección. La proyección no es otra cosa que extender la validez de una afirmación sobre una realidad concreta a otras realidades no previstas, en otros momentos, lugares o personas. Por ejemplo, si se encuentra que la mayoría de las personas en el distrito de santiago de surco ahorra gran parte de su ingreso, mediante instrumentos econométricos, se podría llegar a afirmar que la mayoría de personas en lima moderna también tienen ese comportamiento (Surco, La Molina, Miraflores, San Borja, etc.).

14. No está demás decir que, un elemento fundamental para realización de una proyección es la existencia de un elemento común sobre las otras realidades (sobre las cuales se quiere aplicar también la afirmación validada). En el ejemplo citado, la característica de una Lima Moderna, según otras investigaciones la hayan categorizado.

15. Otro problema es quién determina ese elemento común con lo cual los econometristas hacen sus proyecciones. En algunos casos, ellos mismos y en otros deben acudir a otras investigaciones realizadas, estudios de mercados, e inclusive otras ciencias. Esto último, definitivamente complica aún más la labor de un econometrista, el cual debe reconocer que con la economía, matemática y estadística no es suficiente.

16. La principal crítica a la econometría (Crítica de Lucas) proviene de la aplicación indebida de la misma por econometristas que no respetan sus límites, y que buscan superarlos presuntuosamente sólo con matemática y estadística, sobre todo mediante macro-modelos. La econometría no es el camino hacia la verdad absoluta sino hacia una verdad concreta. Este tipo de verdad se confunde muchas veces con el concepto de verdad relativa, que básicamente dice que la verdad varía según el sujeto que la afirme o circunstancias específicas.

17. La econometría debe dejar de ser subjetiva, es decir, de apoyar afirmaciones de un investigador en particular; por el contrario, debe realizar afirmaciones sobre realidades concretas que representen verdades y no sea posible refutarlas. Lamentablemente, esto último nos haría regresar a la filosofía, área en la cual la econometría carece de instrumentos para defenderse.

*Entrada originalmente publicada en la Asociación Peruana de Economía y Derecho (APEYD)

Comments

Popular posts from this blog

Endogeneidad y Exogeneidad en los Modelos Econométricos [MARTIN, JM.]

Impactos no lineales de la multicolinealidad sobre la eficiencia de los estimadores [MARTIN C., J.M.]

¿El manejo de Base de Datos es Econometría? [MARTIN C, J.M.]